La historia de un gato viejito
14/06/2020
Ayudemos a los gatos comunitarios
18/06/2020

Uso de las palabras mágicas

El aprendizaje es un proceso continuo e inicia desde que somos niños, siendo los primeros años una etapa donde hay altísima curiosidad e inquietud por cada cosa que se encuentra alrededor. Los padres son testigos de esto y son los encargados de buscar estrategias de enseñanza que permitan que el niño aprenda y se desarrolle en un ambiente propicio para él.

A medida que los pequeños crecen empiezan a desarrollar su lenguaje que se va fortaleciendo con la estimulación de su familia y entorno. Así, con el tiempo, nuestros hijos suman más palabras en su vocabulario, haciendo que sus posibilidades de socialización sean mayores. En este punto, como padres queremos educar a los niños a la vez que le vamos enseñando valores, para lo cual una herramienta maravillosa son las “palabras mágicas”.

¿Cuáles son las palabras mágicas?

Cuando escuchamos el concepto palabras mágicas debemos pensarlas como “llaves que nos abren la puerta al mundo”; esto debido a que permiten tener procesos de comunicación más fluidos y respetuosos. No será la misma experiencia comunicativa de un niño que diga “por favor”, “gracias”, “perdón” o “buenos días” a aquel que no las usa o las ignore.

¿Por qué incluir las palabras mágicas en el aprendizaje del niño?

Utilizar las palabras mágicas es un elemento positivo para el bienestar y la convivencia diaria del niño. Estas palabras demuestran buenos modales en la familia, buena crianza, abren puertas a nuevas experiencias y permiten mantener relaciones sanas y respetuosas con sus semejantes.

¿Cuáles son las palabras mágicas?

Detrás de cada palabra mágica hay un valor aprendido y son una compañía por el resto de nuestra vida. Aquí algunas palabras mágicas:

  • Por favor: esta expresión enseña al niño que todo aquello que solicitemos debe hacerse de manera respetuosa.
  • Gracias: esta palabra demuestra la gratitud al otro por algo que nos ha beneficiado.
  • Perdón: que el niño acepte sus errores es un gran paso para el crecimiento. Pedir perdón por sus equivocaciones lo enseñará a reflexionar sobre sus acciones y a no repetirlas.
  • Buenos días: saludar refleja que ves al otro y lo tomas en consideración.

¿Cómo enseñarlas?

El aprendizaje de las palabras mágicas empieza durante la crianza y se va fortaleciendo en los diferentes contextos sociales. Hay diferentes actividades para enseñarlas de una forma divertida:

  • Juegos: existen diferentes juegos en los que las palabras mágicas son protagonistas; uno de ellos es “El rincón de las palabras mágicas”. Se coloca una cartulina en un rincón de la casa con las palabras mágicas escritas y cada que hay una acción positiva o negativa se recurre a ella para que los pequeños identifiquen qué palabra usar.
  • Cuentos: un cuento recomendado para que el niño reflexione acerca de las palabras mágicas es “Daniel y las palabras mágicas”. Aunque también se pueden inventar canciones donde el niño es el protagonista y le preguntamos “¿qué palabra mágica usarías?.
  • Premios: puedes idear algunos premios simbólicos para estimular el uso de las palabras mágicas. Asimismo, le puedes recordar al niño cuando se le olvide usarlas o hacer una pregunta que lo lleve a decir la palabra mágica.

Finalmente, es importante recordar ser pacientes con la incorporación de las palabras mágicas en el lenguaje de nuestros niños, y trabajar para que sean tomadas como algo entretenido y positivo para su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *