¡Manualidades para jugar!
22/07/2020
Cuenta cuentos
22/07/2020

Una gatita de otro mundo

Mi hermana Pancha es muy especial. Se parece a Pinina, pues tiembla como jalea, aunque eso no le impide ser feliz. El problema es que ayer amaneció con dolor de muelas y cada vez que se acercaba a su plato de pellet, daba un salto de dolor. Con mis hermanos le molimos la comida, pero fue inútil. Pancha no podía masticar. Cuando nuestra humana la llevó al vetedinario nos alegramos mucho, pues por fin Pancha se recuperaría.
Cuando Pancha regresó, no saludó a nadie y se acostó en medio del living. Me acerqué a saludarla, pero Emilio me detuvo.
—No, Emi —me dijo—, no te acerques. Esa no es la Pancha de verdad.
—¿Ah, no?
—No, es una impostora extraterrestre.
Emilio me explicó que Pancha tenía una antena de goma que le salía del cuello, lo cual, significaba que nuestra hermana era extraterrestre.
—Quédate aquí —me dijo Emilio—, le preguntaré a la Pancha impostora dónde está la Pancha de verdad.
Cuando Emilio se acercó a Pancha, esta le dijo “hola” y Emilio se asustó tanto que se escondió bajo la mesa.
—No temas, Emi —me dijo.
Y, como era muy miedoso, reunió a todos los pancitos para que lo acompañaran a interrogar a Pancha.
—Saludos, extraterrestre —le dijo.
—¿Cómo? —preguntó Pancha.
—¿Cuál es tu planeta de origen?
—¿Qué?
—Yo soy Emilo gato, no quiero que me comas, invasor.
—No te entiendo.
—Vengo en son de paz, Lord Vader.
Pancha no entendía nada y yo tampoco. Lo cierto, es que Emilio le hizo muchas preguntas locas. Pancha ya se estaba enojando cuando escuchamos a nuestra humana. Pancha paró las orejas y corrió a enseñarle la barriga. Entonces, mi humana sacó una jeringa con alimento que introdujo en el tubito que Pancha tenía en el cuello. Era una sonda de alimentación, que es un implemento para dar de comer a los gatos a los que le duelen las muelas. No era una antena.
Pronto Pancha volverá a comer solita y eso me alegra. El que me preocupa es Emilio, que está fabricando un intercomunicador espacial con la juguera. Saludos de pata.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *