Emilia nos enseña a mirar el mundo con la imaginación
02/09/2020
El gatito del árbol
16/09/2020

Lo que debes saber sobre la portabilidad financiera

¿Supiste que ya comenzó a regir la nueva Ley de Portabilidad Financiera en Chile? La normativa promulgada por el presidente beneficiará a más de 13 millones de personas y a 800 mil pequeñas y microempresas que utilizan un producto o servicio financiero activo.

Para que entiendas mejor de lo que se trata, en Blog Viva abordaremos las principales claves de esta nueva normativa que, a todas luces, es una buena noticia.

En qué consiste la nueva Ley de Portabilidad Financiera

La portabilidad financiera, en términos generales, consiste en la posibilidad de que las personas y microempresas puedan cambiarse de proveedor de productos financieros.

El objetivo de la ley es simplificar al máximo el actual trámite. De esta manera, los usuarios de cuenta corriente y otros productos podrán llevarlos a otras entidades sin mayor problema, tal y como lo hacen con sus números de telefonía móvil (portabilidad numérica).

Entonces, ¿qué productos o servicios podrán ser portados de una entidad a otra?

  • Cuenta vista.
  • Cuenta corriente.
  • Tarjeta de crédito.
  • Tarjeta de débito.
  • Créditos de consumo.
  • Créditos hipotecarios.
  • Créditos automotrices.
  • Cuenta de ahorro.

Los puntos clave de la nueva legislación son:

  • Creación de un formato estándar de comparación de créditos, que les permitirá a los consumidores analizar la totalidad de costos, intereses y comisiones asociados a los productos financieros que le interesa contratar.
  • El nuevo proveedor del producto (tarjeta, crédito automotriz, cuenta vista, corriente, etc.), será el encargado de realizar todo el proceso de portabilidad.
  • En el refinanciamiento de créditos con garantía real será posible transferir la garantía desde un acreedor a otro de manera fácil y simple.
  • Protección del consumidor financiero al obligar a las entidades a entregar de manera clara toda la información necesaria para que los clientes puedan decidir si portarse o no.
  • La portabilidad podrá ser realizada por compañías de seguros, cajas de compensación, administradores de mutuos hipotecarios, cooperativas de ahorro y crédito, y entidades que colocan fondos de manera masiva, como emisores de tarjeta de crédito.

Con todo lo anterior, se espera aumentar la tasa de refinanciamiento. En México, con una reforma parecida, dicho indicador creció de 1,6% a 14,3% en dos años.

Por otro lado, la legislación reducirá en un 60% el costo de refinanciar (créditos hipotecarios) y en un 40% el tiempo del trámite. Lo cual ayudará mucho a las personas cuando buscan mejorar sus finanzas cambiando sus productos financieros a una entidad que les ofrezca mejores condiciones.

¿Cómo funcionará?

La portabilidad financiera tendrá dos modalidades:

  1. Estándar: Para cualquier producto financiero (cuenta de ahorro, crédito de consumo, etc.).  
  2. Créditos con garantía real: Como préstamos hipotecarios o automotrices.

En el caso de la modalidad estándar hay cinco pasos para realizar el cambio de entidad:

  1. El proveedor inicial emite de forma gratuita el certificado de liquidación al cliente o al nuevo proveedor.
  2. El nuevo proveedor emite una oferta con los productos y condiciones. Esta oferta tiene vigencia mínima de 7 días hábiles.
  3. El cliente acepta las condiciones ofrecidas, con lo cual otorga un “mandato de término” para que el nuevo proveedor cierre con la entidad inicial los productos acordados.
  4. El cliente realiza el contrato con el nuevo proveedor.
  5. El nuevo proveedor paga, dentro de los 3 días hábiles siguientes, los saldos pendientes del cliente.

En el caso del proceso de subrogación, con garantías reales, el proveedor inicial también emite un certificado de liquidación. Pero tiene algunas diferencias adicionales:

  1. El nuevo proveedor puede modificar en el contrato tasas, plazos, monto y demás condiciones del pacto inicial.
  2. El nuevo proveedor y el cliente celebran el contrato en los términos de la oferta.
  3. Una vez se realiza el pago, la subrogación del crédito se da automáticamente.
  4. El nuevo proveedor solicita la inscripción en el registro correspondiente.

A diferencia de la forma en que se ejecuta este proceso actualmente, no es necesario que el proveedor inicial firme documentos para realizar la portabilidad.

 

¿Cómo se beneficiarán las familias? En muchos sentidos. Como dijimos anteriormente, habrá una reducción en el tiempo y en los costos que significa el traspaso de productos entre una entidad a otra (menos trámites).

Además, y es una de las cosas más importante para tus finanzas, existirá mayor competencia entre las distintas instituciones financieras para satisfacer las necesidades de los usuarios (y retener a sus clientes), lo que derivará a una oferta de productos con un mejor precio y condiciones más convenientes.

 

Los comentarios están cerrados.