Psicoinmunología: la relación entre la mente y el cuerpo
20/11/2020
Bebidas sin alcohol: tendencia para fin de año
08/12/2020

Emilio y el ratón de la suerte

Emilio despertó por la mañana, advirtiendo que un pequeño ser dormía a su lado, a pata suelta. Con su nariz investigadora lo olfateó y al no reconocer su aroma le preguntó quién era.
-Soy un ratón -dijo el distraído ser. Y al darse cuenta que estaba junto a un gato, huyó a toda prisa.
A Emilio los ratones le parecían criaturitas muy chistosas. Por eso persiguió este ratón hasta acorralarlo en un rincón.
-No me comas -suplicó el ratón-, por favor.
Al escuchar los ruegos del ratón, Emilio se sintió muy triste pues él era amigo de los ratones y jamás se atravería a hacerles daño.
-Señor don ratón, yo solo quería jugar a la pinta.
El ratón se sintió tan feliz de no ser comido que, en agradecimiento, le contó a Emilio su mayor secreto:
-Emilio, soy un ratón mágico que puede conceder cualquier deseo.
-Quiero una lata de comida.
-¿Estás seguro que quieres eso? Recuerdo que puedo darte lo que desees.
-Es que tengo todo lo que quiero.
-Mmm, creo saber cuál es tu mayor deseo. Te daré una sorpresa -dijo.
Y desapareció.
Emilio jugaba alegremente en el patio cuando escuchó al ratón. El pobre estaba junto a un árbol de tomates agarrándose la cabeza.
-¿Qué te pasó, ratón? -preguntó Emilio.
-Resulta que, sabiendo que eres un gatito generoso, quise completar a tus hermanos, pues pensé que eso te haría feliz. Pero más que usé mi magia, Emilia sigue sin sus ojos y Carrito sin sus patas. He perdido mi magia de ratón.
Emilio se agarró la panza y se echó a reír.
-Pues no has perdido tu magia, ratoncín.
-¿Ah, no?
-No po, pues Carrito tiene un trineo que lo convierte en el gato más rápido del mundo y Emilia ve perfectamente con los ojos de su imaginación. Están completitos. ¿Cómo vas a arreglar algo que está completito?
-Sería como dar más brillo al sol.
-Eso.
-Me has convencido. Ahora, dime, ¿todavía deseas esa lata de alimento?
-Sí, cien, una para cada hermano
Y así fue como mágico ratón concedió el humilde deseo de Emilio, el gatito que no necesitaba nada para ser feliz porque, al igual que sus hermanos, estaba completo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *