Los siete trekking imperdibles para conocer en Chile
10/11/2020
¿Qué es la cromoterapia?
11/11/2020

El gatito que volvió a caminar

Monty es un gato grande y simpático, que no puede caminar porque tiene sus patitas lastimadas. El día que llegó a casa estaba muy avergonzado, pues, debido a su lesión, debe usar pañales. Y como no quería que nadie lo viera, se escondió bajo la cama.
—Hola —le dijo Emilio—, ¿por qué no vienes a jugar?
—Pero si ni siquiera puedo caminar —dijo Monty, escondiendo la cabeza entre sus brazos.
—Pero yo conozco un gato que puede enseñarte a caminar. Es que es el gato más rápido del mundo. Voy por él.
Monty imaginó que aquel gato tenía musculosas patas corredoras, que le permitían saltar. Y estaba tan emocionado pensando en él, que no se dio ni cuenta cuando apareció Carrito.
—Hola— le dijo Carrito.
—¿Podrías dejarme solo? —dijo Monty—. Estoy esperando al gato más rápido del mundo.
—Es que Emilio me dijo que…
—Oye, si te quedas aquí nunca vendrá el gato más rápido del mundo. Después conversamos.
Carrito se encogió de hombros y rodó sobre su trineo hasta un rincón de la habitación, para jugar con un papel.
—Hey —le dijo Monty—, avísame cuando llegue el gato más rápido del mundo.
—Bueno— dijo Carrito.
Pasaron las horas y Monty seguía esperando al gato, pero este no aparecía. Tristemente, se dijo:
“Es obvio que el gato más rápido del mundo no quiere ser mi amigo. ¿Cómo va a querer serlo, si yo uso pañales?”
Se arrastró al fondo de la cama y entonces escuchó llegar a los pancitos, quienes muy alegres dijeron:
—Por fin te encontramos, Carrito.
Y, felices, se treparon al trineo de Carrito, quien los llevó por todo el cuarto, a gran velocidad. Monty se arrastró fuera de la cama y contempló a Carrito rodando como todo un velocista.
—¿Tú eres el gato más rápido del mundo?
—Eso es lo que dicen —respondió Carrito.
—Pero si tus patas están lastimadas, como las mías.
—Pero para eso tengo mi carrito.
—Entiendo, lamento haber sido mal educado.
—No importa. ¿Quieres que te enseñe a jugar?
—Sí, si quiero
Monty salió de debajo de la cama y, chocando patas con Carrito, se dispuso a aprender las enseñanzas del gato más veloz de todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *