“Agente Topo”: Un documental lleno de emoción
30/04/2021
Consejos para educar a tu perro dentro de casa
12/05/2021

Crecimiento del fútbol femenino en Chile

Si bien es cada vez más común y natural ver a futbolistas chilenas profesionales, la historia de esta categoría es, más o menos, reciente.

Solo 30 años han pasado desde que en 1991 se conformó la primera selección de fútbol femenino en Chile. Un periodo en el cual el conglomerado ha tenido que sortear muchos obstáculos, siendo capaz, a pesar de ello, de conseguir importantes logros.

¿Quieres conocer más detalles? En Blog Viva te los contamos.

La historia del fútbol femenino en Chile

Aunque han sido varias las dificultades, la trayectoria de la selección nacional puede calificarse como ascendente, al punto de que las deportistas que integran la actual selección chilena femenina lograron su pase a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, luego de unas jornadas clasificatorias muy reñidas.

Pero eso no es todo. Entre sus hazañas recientes está la participación en un Mundial Femenino de Fútbol: en 2019 compitió en el certamen celebrado en Francia.

Para comprender todo el proceso evolutivo, es necesario establecer una línea cronológica destacando algunos elementos influyentes en el crecimiento del fútbol femenino chileno.

Década de los 90

A las deportistas les toca lidiar con los estereotipos y prejuicios propios de una época, debido a sectores conservadores que no veían con buenos ojos la participación de mujeres en este tipo de prácticas deportivas.

En esta etapa, la selección chilena disputó tres campeonatos sudamericanos, en los que totalizó diez encuentros, dejando un saldo de tres victorias, seis derrotas y un empate.

Década del 2000

Resultados adversos caracterizaron a este periodo: una participación en el Sudamericano de 2006, por ejemplo, en donde las futbolistas chilenas consiguieron solo tres puntos, quedando fuera del Mundial del año siguiente y de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008.

No obstante, el plantel formaría los cimientos de la selección que conocemos hoy en día, con algunas jugadoras como Carla Guerrero, Daniela Pardo y Karen Araya.

Década 2010-2020

Altos y bajos están presentes en este periodo. Después de años oscuros en el fútbol chileno, el punto de quiebre fue la celebración de la Copa América de Chile en 2018.

Las jugadoras chilenas lograron, por primera vez en la historia, avanzar en las rondas clasificatorias y obtener su pase a un mundial en la categoría de mayores.

En este período se aprecia la madurez alcanzada por las jugadoras chilenas, además de un liderazgo colectivo materializado en las figuras de la portera Christiane Endler, Yanara Aedo, Francisca Lara, Yessenia López, entre otras.

La televisión, además, tuvo un importante rol en la masificación de este deporte, transmitiendo los partidos por canales abiertos, los cuales tuvieron una buena recepción de la audiencia.

 

¿Cuál es el próximo desafío? Los Juegos Olímpicos de Tokio que se celebrarán entre el 23 de julio y el 8 de agosto de este año, y el Mundial Femenino 2023 en Australia y Nueva Zelanda (si se consigue la clasificación).

Independiente de los resultados que se consigan, es de esperar que la Selección femenina de fútbol siga siendo un motor que impulse a que muchas mujeres se atrevan a “jugar a la pelota” de forma profesional y que existan las condiciones adecuadas para la actividad.

 

Los comentarios están cerrados.