Crecimiento del fútbol femenino en Chile
04/05/2021
Productividad: cómo alcanzarla y no morir en el intento
12/05/2021

Consejos para educar a tu perro dentro de casa

Si estamos por adquirir un perro y queremos facilitar su integración al grupo familiar, es importante que desarrolle conductas de comportamiento que mejoren tanto la convivencia, como los paseos y otras actividades en conjunto. Es por eso que en este artículo te compartimos algunos consejos para educar a tu perro, que sin duda ayudarán a que disfrutes de su compañía aún más.

Acatando órdenes

¿Qué diferencia hay entre educar a tu perro y adiestrarlo? Quienes hemos tenido perros muchas veces confundimos ambos términos. Sin embargo, la obediencia canina y adiestramiento tienen pequeñas particularidades.

Adiestramiento es una rama de la disciplina que estudia el comportamiento canino, etología que trata problemas de comportamiento en los animales. Por tanto, adiestrar es enseñar en los animales normas específicas para tareas que implican habilidades puntuales, por ejemplo un lazarillo, ser un perro de seguridad o modificar actitudes agresivas.

Por otro lado, la obediencia canina y la educación se relacionan con conductas que los perros aprenden para llevar una convivencia ordenada y correcta con el grupo familiar. Generalmente, son prácticas que los dueños enseñan por sentido común y no requieren de profesionales experimentados. Algunos ejemplos pueden ser que se siente, traiga la pelota o use como baño una zona delimitada.

A la hora de enseñarle a nuestros cachorros órdenes básicas es importante recompensarlos con refuerzos positivos; el juego, caricias o una golosina canina, son algunas opciones.

¿Cómo educar a tu perro?

Hora de hacer pipi

Para poder enseñar buenos hábitos, debemos conocer las señales que nuestros cachorros nos muestran. Cuando ellos quieran orinar comenzarán a olfatear y dar vueltas en el piso. Entonces deberemos tomarlo, llevarlo al balcón o al patio y dejar que evacúe, luego festejarlo o premiarlo para que sepa que lo hizo bien.

Para reforzar este hábito, hay que considerar los siguientes aspectos:

  • No debemos retarlos, hay que recordar que es un proceso que lleva tiempo.
  • Lograr hábitos implica una constante enseñanza y un proceso de maduración. Nuestros perros hasta los seis meses pueden aprender normas básicas y sus necesidades no siempre pueden controlarlas.
  • Si no contamos con espacio, debemos sacar a pasear a nuestro perro al menos tres veces por día. Esto luego de haber cumplido su ciclo de vacunas, otorgado por el veterinario de confianza.
  • Ellos tienen horarios fijos: después de comer, a la mañana y luego de sus siestas. Por tanto, debemos llevarlos a evacuar en momentos específicos durante el día.
  • Hay que dejarle un espacio abierto para que salga al balcón o antes de irnos a dormir tomarnos el tiempo para que ellos hagan sus necesidades.

Acciones específicas

A veces no contamos con suficiente espacio físico para hacer mucha actividad física con ellos, pero podemos hacer algunas que los ayudarán a ir acatando normas por nuestra voz, que se denominan actividades mentales. Entre este tipo de enseñanza canina encontramos:

  • Educarlos para que se sienten cuando reciben su comida. Para esta regla es necesario usar un sonido, darle la orden “sentado” y otorgarle el premio cuando logra acatar.
  • Darnos la pata. De igual manera que en el ejercicio anterior, pedirle al cachorro la pata y recompensarlo cuando lo haga bien.
  • Que se quede “quieto”.  Para esto no es ideal que haya comida, ya que ellos irán tras esto y no podrán completar el ejercicio. Las órdenes deben ser claras y tener un lugar de inicio y una meta.
  • Evitar que mordisquee. Todo cachorro necesita morder cosas, pero para que no se convierta en un destructor es fundamental que tenga sus juguetes. El veterinario podrá indicarnos qué tipo de mordedor es el adecuado para su tamaño.

A la hora del paseo

Si nuestro perro es pequeño, el tiempo de paseo debe ser de 20 a 30 minutos, los más grandes deben salir a pasear al menos una hora, para que gasten su energía. Esto también dependerá de la raza. Si es muy activa, el tiempo deberá ser de hasta 2 horas.

Ahora bien, algunos consejos para controlar el comportamiento durante los paseos son los siguientes:

  • Evita la ansiedad. El momento más propicio para ponerle la correa es cuando esté calmado, y así debe continuar cuando atraviesen la puerta. Además, debemos ponernos enfrente para que sepan que nosotros guiamos el camino.
  • Si en la calle se arrastra o intenta correr de forma brusca, se debe suspender la caminata y reanudarla cuando se haya tranquilizado. Hay que hacer lo mismo si se comporta agresivo con otros caninos.
  • Es recomendable alternar la caminata con ratos de juego. Así es posible reforzar algunos comportamientos o enseñarle nuevos.
  • Sus instintos deben estar en libertad. Por tanto, si quiere olfatear, interactuar con otros perros o marcar territorio lo debemos permitir.
  • Para evitar imprevistos con otros perros o incluso peatones, es preferible contar con una correa no demasiado larga y un arnés que lo sostenga de todo el torso. Esto, además, hará que se sienta más cómodo.

¿Cómo afecta la cuarentena a los perros?

Al igual que en las personas, la falta de juego y paseos ha hecho que los perros tengan cambios en su estado de ánimo, los cuales pueden variar entre el miedo, la agresividad, la ansiedad o la indiferencia. Sin embargo, esto puede mejorar manteniendo una rutina, aunque sea simple, al interior de la casa.

Algunas recomendaciones generales para su cuidado en la cuarentena son las siguientes:

  • El horario y la cantidad de alimento debe controlarse para evitar sobrepeso.
  • Los premios se pueden utilizar para desarrollar habilidades cognitivas. Esconderlos en la casa estimulará a nuestra mascota y la mantendrá activa.
  • Aunque sea 20 minutos es importante que el perro salga a caminar, olfatear y a hacer sus necesidades. Al regreso solo habrá que lavarles las patas con un poco de agua y jabón. ¡No usar desinfectante!
  • También se debe establecer horarios de cariño y de juego al interior del hogar. Así le transmitiremos seguridad a nuestro perro.

Repetir y reforzar son claves para una buena educación canina, así que sigue estos consejos para educar a tu perro y lograr una magnífica convivencia familiar.

 

Los comentarios están cerrados.