medicina antroposofica
Conoce de qué se trata la medicina antroposófica
10/02/2022
Viva el emprendimiento: Trayecto Bookstore
22/02/2022

Bonos Verdes: una inversión sostenible y amigable con el planeta

bonos verdes

Nadie ha quedado al margen de los eventos sociales y climáticos que se han presentado en los últimos años en el mundo y que prometen condicionar en buena medida la rutina habitual de las personas en el futuro. En este sentido, los bonos verdes han surgido como un instrumento de financiamiento para organizaciones públicas y privadas que busquen desarrollar proyectos asociados al cuidado del planeta.

Bonos verdes: una sostenible forma de inversión

Cada vez es mayor el número de gobiernos y empresas que se han sumado a la causa de proteger el medioambiente y promover modelos de desarrollo sostenible. Por esta razón, se han comenzado a realizar múltiples proyectos verdes que ponen foco en la sustentabilidad del planeta. Y por ende, los bonos verdes han surgido como un importante medio de subvención para llevar a cabo estas iniciativas, consiguiendo los recursos económicos necesarios para la realización de estos proyectos.

En particular, Chile en el año 2019 fue el primer país del continente americano en emitir un bono verde soberano con el fin de ayudar a disminuir las emisiones de carbono y combatir las consecuencias del cambio climático.

¿Qué iniciativas financian los bonos verdes?

Entre las principales temáticas que financian los bonos verdes para alcanzar un desarrollo sustentable en el país se encuentran:

  • Transporte limpio.
  • Eficiencia en la utilización de energía.
  • Construcción de edificios sustentables.
  • Gestión consciente de los recursos hídricos.
  • Promoción de la energía renovable.
  • Recursos naturales y uso del suelo.

Beneficios de los bonos verdes

Los bonos verdes representan beneficios tanto para las organizaciones que los emiten como también para los inversionistas que apuestan por este instrumento de inversión.

En el caso de las organizaciones, estas obtienen financiamiento para llevar a cabo los diferentes planes y proyectos que le permitan evolucionar en un modelo de desarrollo sostenible. Y así, anticiparse a las medidas que con casi total seguridad se deberán implementar en el futuro para el resguardo del medioambiente.

Además, debemos tener presente que cada vez es mayor el número de consumidores que prefieren comprar productos o servicios de empresas que demuestran un compromiso real con el cuidado del planeta. Por lo que apostar por estas transformaciones en sus políticas de gestión permitirá que obtengan una mejor valoración en el mercado.

Por su parte, los inversionistas logran un doble beneficio, ya que consiguen buenas rentabilidades en un mercado que crece día a día, y, a la vez, obtienen la satisfacción personal de estar apoyando proyectos que se enfocan en la protección de su entorno.

Proyección a futuro de los bonos verdes

Se prevé que este instrumento de inversión continuará una marcada línea de crecimiento en los mercados de valores ante el gran interés de organizaciones públicas y privadas por desarrollar iniciativas verdes.

Por ejemplo, en Chile desde el mundo privado han surgido una serie de empresas que han comenzado a emitir bonos verdes en mercados nacionales e internacionales.

Asimismo, el Estado continúa con su política de emisión de deuda de este tipo para financiar proyectos que colaboren a un desarrollo sostenible. De hecho, hasta septiembre del 2021 ya se habían emitido cerca de 25.000 millones de dólares en bonos temáticos (bonos sostenibles, verdes y sociales).

También, a nivel mundial, la expansión de este instrumento seguirá en marcha. Por ejemplo, la Unión Europea espera captar cerca de 250.000 millones de euros para el año 2026, convirtiéndose así en el mayor generador de bonos verdes en el planeta, aumentando su presencia en el mercado en los próximos años.

 

Los comentarios están cerrados.