“Emilia Rapa nui”, el nuevo libro de Emilia
19 marzo, 2018
7 hábitos que incorporar a tu rutina matutina para empezar mejor tus días
21 marzo, 2018

Simple receta para un postre fresco, delicioso y sin culpas

¿Cómo están? Marzo comenzó con todo y muchas veces queremos cambiar no sólo la rutina, sino también hábitos como la alimentación. A todos nos preocupa – o nos debería – preocupar qué es lo que consumimos y metemos a nuestra boca: no se trata de que todo sea sano, sino de disfrutar sin la presión de que algunos alimentos pueden afectar directamente nuestra salud.

Disfrutar la comida también es equilibrar. Hay momentos para salirse de los “límites” que muchos tienen, pero me he dado cuenta de que mientras más consciente soy de lo que como, y sé qué es y qué contiene, más puedo poner atención a los sabores y todo lo que involucra. ¿Les pasa?

Por lo mismo, siempre es bueno aprender a usar la creatividad en la cocina: salirse de lo que solemos probar. A la hora de los postres, me importa buscar alternativas más livianas, con algunos elementos que tengo en la despensa y no siempre uso. ¿Les interesa el desafío?

No sé cómo llamar a este postre, pero es fresco, es rico, y no te exigirá mucho tiempo hacerlo. Es ideal para que lo hagas en una noche especial, o para un picnic, ¡cuándo quieras! Además tiene mango para aprovechar los últimos de la temporada.

Ingredientes:

Para el relleno

  • 1 mango
  • 1 taza de mote
  • 1/2 yogur griego sin lactosa
  • 2 zanahorias

Para la masa:

  • 2 tazas de salvado de avena
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 taza de agua caliente

Es mejor si haces antes la masa: De esta misma manera yo hago pan, y es que pones en un recipiente el salvado de avena, mezclado con una cucharada de aceite de oliva e integras de a poco el agua. Al hacer pan, yo uso una cucharadita de sal de mar, pero en este caso no condimenté. Si deseas un toque más dulzón, te recomiendo usar un poco de stevia en polvo. Después al horno en 180º por 10 a 15 minutos y lo sacas.

Integras la mezcla con las manos, y quedará un poco pegajosa. Ahí es cuando enmantequillas los moldes para cupcakes, y los amoldas (sólo como borde, para contener el relleno).

Luego, sacas el relleno del mango y procesas las zanahorias en la miniprimer. A esto último le integras el mango y el yogur, para que quede una pasta especial.

Lo que hice luego es poner el relleno frío del yogur con frutas en la base de masa, y el mote arriba. O puedes mezclar todo e integrarlo, es tu opción. Idealmente, déjalo refrigerado por una hora para que tome más consistencia. ¡Quedará muy fresco y delicioso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *