En Simple: Entendiendo el escándalo de privacidad que remeció a Facebook

Este batido delicioso y saludable te protegerá en este cambio de estación
2 abril, 2018
El cambio de temperatura y tu, un encuentro anual que no quieres perder
6 abril, 2018

En Simple: Entendiendo el escándalo de privacidad que remeció a Facebook

Seguramente escuchaste o leíste un titular. En lo que parece un verdadero deja vu, Facebook está nuevamente involucrado en un escándalo que lo asocia con el manejo indebido de información privada de sus usuarios. ¿Qué pasó realmente? ¿Cómo te afecta a ti? Te explicamos a continuación.

 

Todo comenzó el 2008, cuando Michal Kosinski, un estudiante de la Universidad Cambridge, desarrolló lo que parecía ser un inocente cuestionario de personalidad llamado “MyPersonality” donde los usuarios debían responder un puñado de simples preguntas y a cambio la App te indicaría a cuál de las 5 personalidades correspondía tu perfil. Al finalizar el cuestionario el usuario podía elegir si compartir sus resultados con los investigadores de la universidad.

 

Hasta aquí todo bien, la App fue un éxito y millones de personas terminaron por compartir sus resultados, de repente Kosinski y sus colegas tenían la base de datos de usuarios más grande que se hubiera recolectado con Facebook y no solo sabían cosas como su nombre, género o ciudad de residencia, sino que podían entender un poco mejor su personalidad.

 

Durante los siguientes años, hasta el 2012,  los estudiantes perfeccionaron la herramienta y siguieron creando cuestionarios psicológicos en forma de “quiz” de personalidad y analizaban los resultados junto a los psicólogos de la universidad. Encima de todo, cruzaban los datos que tenían con lo que a cada usuario le daba “Me gusta”, compartía o posteaba. La herramienta llegó al punto en que se podía deducir información de la personalidad de un usuario solo por la cantidad de fotos de perfil que tenía y con qué frecuencia la cambiaba, es decir, aun si un usuario no compartía nada, los investigadores podían sacar deducciones de este comportamiento y crear un completo perfil psicológico.

 

Como solo se trataba de un estudio científico universitario, sus creadores publicaron los resultados, llamando la atención de la prensa, de Facebook y otros interesados en la tecnología. Por supuesto, fue cuestión de tiempo para que esta herramienta cayera en las manos equivocadas.

 

El 2014 a Kosinski y a su colegas le ofrecieron grandes sumas de dinero para vender la herramienta de analítica que habían creado ¿El interesado? Aleksandr Kogan, académico en psicología de nacionalidad rusa, pero Kosinski y sus colegas rechazaron la oferta, terminaron sus estudios en la universidad y continuaron con sus vidas.

 

Poco a poco, en los años que siguieron, Kosinki empezó a temer que se hubiera replicado la metodología de análisis con todo lo que implicaría. Y tenía razón. Antes de que se diera cuenta la persona que le ofreció comprarlo años atrás había fundado la empresa que descaradamente llamó  “Cambridge Analytica”.

 

“Cambridge Analytica”, se especializó en campañas políticas. Utilizando el modelo perfeccionado por Kosinski, creaba anuncios pensados específicamente para cada perfil psicológico. Lo que por supuesto resultó en una efectividad excepcional, pero atentando contra la privacidad de las personas y, para consideración de algunos, las manipulaba.

Fue así como esta empresa se hizo responsable de las campañas del “Brexit” y la candidatura de Donald Trump. Entre otros tantos “casos de éxito”. Poniendo en tela de juicio la responsabilidad que tiene cada actor de esta historia, incluso de la red social. Quienes hasta ahora solo se han visto afectados en términos de reputación.

 

¿Qué opinas de esta noticia? ¡Déjanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *