El primer sándwich de Pipe Sánchez en Australia
03/01/2019
Trotamundos Terraza: conciertos y stand-up en el corazón de Quilpué
14/01/2019

Netflix: Por qué ver BIRD BOX (A Ciegas)

El fenómeno cinematográfico que presentó Netflix a fines del 2018 (viernes 21 de diciembre) se llama Bird Box o A Ciegas (en Español) y es protagonizado por Sandra Bullock (Malorie).

El título de este largometraje me recuerda al dicho que dice: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”. En el caso de la película, cerrar los ojos es la única manera de sobrevivir en un mundo apocalíptico. Tal es la premisa del filme original de Netflix, que la plataforma fue la mas solicitada el día de su lanzamiento y los días posteriores a éste.

Basada en la novela homónima escrita por Josh Malerman en 2014, Bird Box introduce pequeños cambios en la trama: elimina a unos personajes e introduce a otros, y altera la línea de tiempo del libro, saltando de una línea temporal a otra. Lo que hace con un ritmo trepidante, de manera que el espectador siempre puede seguir la cadencia con la que se suceden los acontecimientos. Y quien leyó la novela verá algunas sorpresas.

El primer tráiler de Bird Box, prometía una película de horror, con similitudes a A Quiet Place (2018). Aquí las personas debían vivir sin hacer ruido, para evitar alertar a una feroces criaturas que merodeaban en el bosque. En el caso de Bird Box, se trata de no ver, pues hay una misteriosa presencia maligna que al ser contemplada, induce a las víctimas al suicidio.

Pero Bird Box no pretende ser un filme de horror tradicional o la típica cinta de acción con sobrevivientes de un Holocausto zombie o nuclear. Y tampoco está interesada en explicar la naturaleza de esta presencia o criaturas invisibles que impulsan a quienes las contemplan a suicidarse.

En lo personal a mi me gustó mucho esta propuesta de suspenso y terror. Muchos te dirán que es muy buena, otros dirán que no les gustó, ya que como está presentada la historia deja mucho a la interpretación del espectador.

 

SI NO LA HAZ VISTO, NO LEAS ESTO…..ALERTA DE SPOILER

La protagonista debe atravesar un bosque y un río con los ojos vendados para evitar toparse con una entidad sobrenatural que toma la apariencia de los peores temores de sus víctimas, y les hace suicidarse.

Si bien la novela de Josh Malerman difiere con la película en muchos sentidos, es el final el que tiene el cambio más drástico. En la cinta se nos dice que los protagonistas logran llegar al refugio, y terminan alojándose en una casa para invidentes. Pero en el libro arriban a un lugar no tan amable y orgánico. No se trataba de un instituto para personas invidentes, sino, más bien, un espacio de personas que se habían dañado la vista de forma voluntaria, para evitar la influencia de las criaturas y sobrevivir.

 

IMPORTANTE:
Les recuerdo por su seguridad, no hagas el famoso “Bird Box Challenge“. Está muy de moda, pero andar por la vida con los ojos vendados puede provocar serios accidentes y problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *