Temporada de alergias: ¿cómo combatir este padecimiento?
13/09/2019
Santuario Emilia, un albergue para gatos ciegos, ancianos y con discapacidad.
23/09/2019

Celebrar septiembre: una oportunidad de disfrutar

Debe haber muy pocos chilenos que no reconozcan septiembre como un mes especial. La llegada de la primavera en el país trae no sólo la aparición de escenarios floridos, sino que también una celebración que reúne a familiares y amigos: las tan esperadas fiestas patrias.

La forma de celebrar el 18 de septiembre es tan diversa como la cultura y regiones de Chile. Sin embargo, a continuación, conocerás algunas de las tradiciones más importantes en el territorio nacional:

Fondas: un lugar para festejar

También conocidas como ramadas, estos recintos -donde hay espacio para la gastronomía, el baile y los juegos criollos- son una de las características más representativas de nuestra conmemoración del establecimiento del primer cabildo abierto en Chile, un 18 de septiembre de 1810. No obstante, sus orígenes provienen del periodo colonial, en el siglo XVI.

Desde el norte hasta el sur de Chile puedes encontrar distintas fondas donde podrás gozar de varios “panoramas diciocheros”. En particular, la Fiesta Chilena de Ñuñoa en el Estadio Nacional, en Santiago, es una de las más populares. ¿Qué tiene de especial? Seis días -entre el 17 y el 22 de septiembre- en donde la familia puede impregnarse de la cultura chilena con concursos de cueca, circos, música en vivo, entre otros panoramas.

Por otro lado, la Fiesta de la Pampilla, en la Región de Coquimbo, es considerada la celebración más grande de estas fiestas patrias. Miles de personas se instalan en esta localidad para aprovechar los espectáculos masivos, las fondas, los juegos mecánicos y los puestos de comidas.

Y si lo que queremos es disfrutar de la cercanía del mar, el Parque Alejo Barrios, en Playa Ancha, ofrece en estas fechas a sus visitantes ramadas que conjugan toda la cultura chilena en un solo lugar.

La cueca, la empanada y el baile criollo

Sin importar el sector donde nos encontremos, existen ciertas tradiciones comunes para cualquier ubicación geográfica.

Una de ellas es bailar cueca, una danza nacional en pareja que utiliza como recurso un pañuelo y el zapateo de sus participantes, mientras el varón persigue a la dama. Aunque ha sufrido distintas variaciones a lo largo del tiempo, el baile sigue manteniendo sus particularidades únicas.

En cuanto a la gastronomía, las empanadas son la reina de la fiesta. Consiste en una fina masa de pan rellena con distintos tipos de ingredientes, como pino, mariscos y queso. Además, el mote con huesillo y los asados, entre otros platos típicos abundan a lo largo del país.

Para la familia, actividades dinámicas y entretenidas como subir el palo encebado, jugar a la rayuela, elevar volantines o las clásicas carreras de saco son instancias para compartir y afianzar el vínculo con nuestros seres queridos.

No importa cómo disfrutes, lo importante es hacerlo con responsabilidad para que mantengas los hábitos que te entregan bienestar.

Comments are closed.